Ayuda de ZOOM en Español

Cómo combatir la fatiga del Zoom

Escrito por Miguel Ángel G. P.

IT Manager Más de 15 años de experiencia en informática corporativa. Experto en Apple, sistemas, redes, nube, virtualización, diseño web...
(1 5)

Si al final de la jornada laboral te encuentras más agotado de lo que solías estar, no estás solo. En las últimas semanas, las menciones de “fatiga de Zoom” han aparecido cada vez más en los medios sociales, y las búsquedas en Google de la misma frase han aumentado constantemente desde principios de marzo.

¿Por qué encontramos las videollamadas tan agotadoras? Hay unas cuantas razones.

En parte, es porque nos obligan a centrarnos más en las conversaciones para absorber la información. Piénsalo de esta manera: cuando estás sentado en una sala de conferencias, puedes confiar en los intercambios laterales susurrados para ponerte al día si te distraes o responder rápidamente a preguntas aclaratorias. Durante una videollamada, sin embargo, es imposible hacerlo a menos que uses la función de chat privado o intentes torpemente encontrar un momento para enmudecer y pedirle a un colega que repita.

El problema no se ve ayudado por el hecho de que las videollamadas hacen que sea más fácil que nunca perder la concentración. Todos lo hemos hecho: decidimos que, por qué sí, podemos escuchar atentamente, revisar nuestro correo electrónico, enviar un mensaje de texto a un amigo y publicar una carita sonriente en Slack en los mismos treinta segundos. Excepto, por supuesto, que no terminamos escuchando mucho cuando estamos distraídos. Las situaciones que se producen al trabajar desde casa añaden más leña al fuego. Porque además de estar centrados en la reunión, tenemos que estar pidiéndole educadamente a nuestros seres queridos que no nos molesten, o de no prestarles atención mientras el ejército se arrastra por el suelo para coger sus auriculares de la mesa del comedor. Para aquellos que no tienen un espacio privado para trabajar, es especialmente desafiante.

Finalmente, la “fatiga del zoom” proviene de la forma en que procesamos la información a través del vídeo. En una videollamada, la única manera de mostrar que estamos prestando atención es mirando a la cámara. Pero, en la vida real, ¿con qué frecuencia te paras a un metro de un colega y le miras la cara? Probablemente nunca. Esto se debe a que el tener que mantener una “mirada constante” nos hace sentir incómodos – y cansados. En persona, somos capaces de usar nuestra visión periférica para mirar por la ventana o mirar a los demás en la habitación. En una videollamada, como todos estamos sentados en casas diferentes, si nos giramos para mirar por la ventana, nos preocupa que parezca que no estamos prestando atención. Por no mencionar que la mayoría de nosotros también estamos mirando a una pequeña ventana de nosotros mismos, haciéndonos hiperconscientes de cada arruga, expresión y cómo podría ser interpretada. Sin las pausas visuales que necesitamos para reenfocar, nuestros cerebros se fatigan.

Si todo esto suena como una mala noticia, no se desesperen. Tenemos cinco consejos basados en investigaciones que pueden ayudar a que las videollamadas sean menos agotadoras.

Evite la multitarea.

Es fácil pensar que se puede aprovechar la oportunidad de hacer más en menos tiempo, pero las investigaciones demuestran que tratar de hacer varias cosas a la vez reduce el rendimiento. Debido a que tienes que apagar y encender ciertas partes de tu cerebro para diferentes tipos de trabajo, cambiar de una tarea a otra puede costarte hasta un 40 por ciento de tu tiempo productivo. Los investigadores de Stanford descubrieron que las personas que realizan múltiples tareas no pueden recordar las cosas tan bien como sus compañeros más centrados. La próxima vez que estés en una reunión de Zoom, cierra cualquier pestaña o programa que pueda distraerte (por ejemplo, tu bandeja de entrada o Slack), guarda tu teléfono y mantente presente. Sabemos que es tentador, pero intenta recordar que el mensaje de Slack que acabas de recibir puede esperar 15 minutos, y que podrás obtener una mejor respuesta cuando no estés también en una videollamada.

Haga descansos.

Haz mini pausas de vídeo durante las llamadas más largas minimizando la ventana, moviéndola detrás de las aplicaciones abiertas o simplemente apartando la vista del ordenador completamente durante unos segundos de vez en cuando. Todos estamos más acostumbrados a estar en video ahora. Tus colegas probablemente entienden más de lo que piensas – es posible escuchar sin mirar la pantalla durante treinta minutos completos. Esto no es una invitación a empezar a hacer otra cosa, sino a dejar descansar los ojos por un momento. Para los días en que no puedas evitar las llamadas consecutivas, considera la posibilidad de hacer reuniones de 25 o 50 minutos (en lugar de la media hora y hora estándar) para darte el tiempo suficiente entre ellas para levantarte y moverte un poco. Si estás en una videollamada de una hora, haz que esté bien que la gente apague sus cámaras durante partes de la llamada.

Reducir los estímulos en pantalla.

Las investigaciones muestran que cuando estás en un video, tiendes a pasar la mayor parte del tiempo mirando tu propia cara. Esto se puede evitar fácilmente escondiéndote de la vista. Sin embargo, las distracciones en pantalla van mucho más allá de ti mismo. Puede que te sorprenda saber que en los vídeos no sólo nos centramos en las caras de los demás, sino también en sus antecedentes. Si estás en una reunión de Zoom con cinco personas, puedes sentir que estás en cinco habitaciones diferentes a la vez. Puedes ver sus muebles, plantas y papel tapiz. Incluso puedes esforzarte por ver qué libros tienen en sus estantes. El cerebro tiene que procesar todas estas señales visuales del entorno al mismo tiempo. Para combatir la fatiga mental, anima a la gente a usar fondos planos (por ejemplo, un póster de una escena de playa tranquila), o acuerden como grupo que todos los que no hablen apaguen su video.

Hacer que los eventos sociales virtuales sean opcionales.

Después de un largo día de videollamadas consecutivas, es normal sentirse agotado, sobre todo si eres introvertido. Por eso, las sesiones sociales virtuales deben ser opcionales, lo que significa que quien sea el dueño del evento hace explícito que la gente es bienvenida, pero no obligada, a unirse. También podrías considerar nombrar un facilitador si esperas un grupo grande. Esta persona puede abrir haciendo una pregunta, y luego dejar claro en qué orden debe hablar la gente, de modo que todos puedan oírse unos a otros y el grupo no empiece a hablar de una sola vez. Es fácil abrumarse si no sabemos lo que se espera de nosotros, o si estamos constantemente tratando de averiguar cuándo debemos o no debemos intervenir.

Cambie a las llamadas telefónicas o al correo electrónico.

Revisa tu calendario para los próximos días para ver si hay alguna conversación que puedas tener con Slack o con el correo electrónico. Si a las 4 de la tarde se te acaba el tiempo pero tienes un próximo cara a cara, pídele a la persona que cambie a una llamada telefónica o sugiérele que atienda la conversación más tarde para que ambos puedan recargarse. Intenta algo como: “Me encantaría un descanso de las videollamadas. ¿Te importa si hacemos esto por teléfono?” Lo más probable es que la otra persona también se sienta aliviada por el cambio.

Para las llamadas externas, evita las videoconferencias, especialmente si no se conocen bien.
Actualmente, muchas personas tienen la tendencia a tratar el video como el predeterminado para toda la comunicación. En situaciones en las que te comunicas con personas ajenas a tu organización (clientes, proveedores, redes, etc.) – conversaciones para las que solías depender de las llamadas telefónicas – puede que te sientas obligado a enviar un enlace de Zoom en su lugar. Pero una videollamada es bastante íntima y puede incluso sentirse invasiva en algunas situaciones. Por ejemplo, si te piden que hagas una llamada de asesoramiento profesional y no conoces a la persona con la que estás hablando, quedarse al teléfono suele ser una opción más segura. Si su cliente lo atiende sin avisar, está bien rechazar la llamada y sugerirle que llame en su lugar.

Algunos de estos consejos pueden ser difíciles de seguir al principio (especialmente el que se refiere a resistirse a la necesidad de navegar con pestañas durante su próxima llamada de Zoom). Pero tomar estas medidas puede ayudarte a evitar sentirte tan agotado al pensar en otra videollamada. Ya es bastante cansado intentar adaptarse a esta nueva normalidad. Haz que las videollamadas sean un poco más fáciles para ti.

Todos los derechos reservdos. Todos los productos y servicios recomendados por zoomeros.es son seleccionados por nuestro equipo técnico. Las instrucciones técnicas que redactamos pueden no ser efectivas en todas las plataformas y versiones del software. Usted es el responsable de lo que suceda al seguir estas instrucciones. Ante la duda acuda a un servicio técnico profesional.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Temas de ayuda:

¿Cómo instalar Zoom?

Para asegurarte una experiencia agradable en tu primer encuentro de Zoom, te animamos a descargar e instalar la aplicación de Zoom de antemano. Cómo instalar Zoom en Windows Esta guía te mostrará cómo instalar el cliente de Zoom en una máquina basada en Windows....

3 Nuevas Formas de Combatir las Interrupciones de las Reuniones

Zoom ha lanzado dos nuevas características de seguridad para eliminar y reportar a los participantes de la reunión. También queríamos compartir información sobre una herramienta interna que ayudará a prevenir interrupciones en las reuniones antes de que ocurran....

JustJoin: La forma más fácil de organizar tus reuniones de Zoom

Unirse a las reuniones de Zoom puede ser muy tedioso. Cuando te notifican que tienes una reunión en unos minutos, tienes que abrir tu calendario, encontrar el evento, hacer clic en el enlace, pasar por una redirección del navegador web... Y cuando creas que estás...